22/2/11

sushi

el pasado domingo quede con luis y aurora para enseñarles a hacer las gyouzas, mientras que luis hacia sushi. nos salió un medio-desastrillo por motivos varios, y en la confusión me olvide de hacer el reportaje gráfico correspondiente. así que aprovechando que tenía gran parte de los ingredientes en casa repetí la tentativa yo sólo.

ingredientes:
- arroz japonés, 200 g
- vinagre de arroz, 3-4 cucharadas
- 1 aguacate y 1 tajada de salmón congelado.
- 1 alga nori
- 1 cucharada de azucar, sal
- salsa de soja y wasabi
todos los ingredientes rarillos los podemos comprar juntos en una cajita o bien sueltos, en el carrefour, corte ingles u opencor. nos hará falta la alfombrilla para enrollar el maki-sushi (viene en la cajita) y un cuchillo afilado para cortarlo sin problemas.

lavamos el arroz para eliminar el almidón, en principio hasta seis veces. otra manera es ponerlo bajo el agua hasta que esta salga clara del colador.

cocemos el arroz en agua sin ningún condimento. como vamos a escurrirlo podemos excedernos en la cantidad de agua, tres veces la cantidad de arroz bastará. a fuego fuerte hacemos hervir el agua y luego a fuego medio lo dejamos 20 minutos con la tapa puesta.

mientras, cortamos el pescado y el aguacate. hacemos bastoncillos de salmón y aguacate para el maki-sushi y lascas de salmón para el nigiri-sushi. en el maki podemos poner casi de todo: atún, zanahoria, tortilla, palito de cangrejo, nabo y si eres masoca hasta pepino. y en el nigiri lo mismo: salmón, atún, pez mantequilla, arenque, tortilla o guarrerías varias. para cortar el pescado resulta más sencillo si este está congelado (y en teoría debemos hacerlo así para eliminar el riesgo del anisakis.)

una vez hervido el arroz lo escurrimos del resto de agua y lo extendemos para enfriarlo.

mezclamos el vinagre de arroz con el azúcar y la sal (en caliente se disuelven mejor.) empapamos el arroz con el vinagre y lo mezclamos para que absorba todo el líquido. el resultado es un arroz que debe ser compacto y pegajoso (si te gusta el sabor del vinagre siempre puedes poner más cantidad.) dejamos enfriar el arroz un rato largo, o bien podemos enfriarlo abanicándolo.

calentamos un poco el alga nori en una sartén para que sea mas fácil de manejar y la situamos sobre la esterilla. le extendemos una capa de arroz que cubra desde la mitad hasta tres cuartos del alga (cuanto más pongas más grueso te saldrá el maki.) situamos el relleno en una hilera en el primer cuarto del alga y enrollamos usando la esterilla para presionar y compactar.

cuando lleguemos al trozo que queda libre lo mojamos para que se pegue y acabamos de cerrar el rollo.

por otro lado hacemos pequeños bloques rectangulares de arroz con las manos mojadas. si hacemos muchos habrá que lavárselas varias veces en el proceso. ponemos un poco de wasabi bien en el arroz o la lascas de pescado y montamos el nigiri con la mano, presionándolos levemente para que no se desprendan.

por último cortamos el rollo en pequeños trozos con un cuchillo limpio y afilado. tras cada corte es necesario limpiar y secar el cuchillo para evitar que se nos deshaga el rollo. lo servimos todo con salsa de soja y wasabi para mojar.*

¡itadakimasu!

* en teoría deberíamos añadir jengibre encurtido para eliminar el sabor cuando cambiamos de plato, pero a mi comer colonia me da mucho asquito.

14/2/11

gyouzas

uno de los entrantes más recurrentes cuando voy a un japones (normalmente con luis) son las gyouzas, unas empanadillas de origen chino. las mas típicas son las de carne, aunque las puedes rellenar prácticamente de cualquier cosa.

ingredientes:

- carne de cerdo molida (picada.) la correspondencia es una cucharada sopera por gyouza.
- col rizada, cebolleta y gengibre, aunque vale cualquier tipo de verdura mientras sea cortada en juliana muy fina. yo he usado col, cebolleta y ajos tiernos. la mezcla con la carne es a tu gusto.
- obleas de gyouza. yo he usado las obleas de empanadillas la cocinera que venden en el mercadona.
- salsa de soja y vinagre de arroz. los puedes comprar en el corte inglés o en el opencor.
- aceite de sésamo. no he podido localizarlo y he usado de oliva.
- sal y pimienta. yo además he añadido sésamo.

preparación:

en un bol ponemos la carne molida con la verdura cortada en una juliana muy fina. la aderezamos con la pimienta (y sal si no eres hipertenso,) el sésamo, un chorrito de aceite y otro chorrito de salsa de soja. la mezclamos bien con las manos.


en cada oblea ponemos una cucharada sopera de la masa de carne y humedecemos los bordes de la oblea con agua fría, para que puedan pegarse.



hacemos una doblez en el centro de la gyouza, y la repetimos hacia el extremo. y luego repetimos las dobleces hacia el otro extremo.





la cocción se hace en dos pasos. primero se fríen las bases de las gyouzas con un fuego fuerte hasta que queden doradas y después se les añade agua y se tapan para que se hagan al vapor con un fuego bajo (hay que usar una sartén u olla antiadherente o se pegarán.) el agua debe cubrir como medio dedo de altura, pero si te quedas corto o te pasas puedes añadir o quitar agua sobre la marcha. hay que vigilar la cocción cada dos minutos para evitar que se evapore todo el agua y se quemen. en unos diez minutos la oblea debería empezar a transparentarse, momento en el que destapamos la sartén y subimos nuevamente el fuego para que se acabe de evaporar el agua.





la salsa se prepara mezclando salsa de soja y vinagre de arroz al gusto. yo además le añadí azúcar y la reduje un rato en la misma sartén que había cocinado las gyouzas.


y este es el resultado final:

9/2/11

no puedo contigo

varias personas me han recomendando a gritos modern familiy*. y lo cierto es que lo he intentado varias veces pero no puedo con ella.

puedo con los personajes de tintes almodovarianos, con los diálogos estrafalarios, que rompan la cuarta pared como leitmotif y hasta con la ambientación de falso documental...

con lo que no puedo es con el cámara.

me paso todo el episodio pensando: ¡deja quieta la puñetera camarita** de una vez, joderrrrr!

* esto vale también para the office.
** me joroba especialmente cuando toquetea el zoom sin motivo.